El libro contra la muerte, Elias Canetti

Decía Abelardo Castillo, recientemente fallecido, que no había que preocuparse por publicar toda la obra escrita, que ya se encargaría la viuda o el viudo de hacerlo. Sarcasmo con el que protestaba por el exceso de descendientes que queriendo apurar, hasta las heces, el prestigio del antepasado publican cuanto texto encuentran en las carpetas y cajones del finado.

Es cierto, sin embargo, que ese trabajo de búsqueda de lo no publicado ofrece a veces resultados notables. El caso paradigmático es el del albacea de Kafka, quien se negó a quemar los manuscritos del autor checo, permitiéndonos así gozar de la obra de uno de los mayores genios del siglo XX.

También Elias Canetti dejó proyectos incompletos, novelas inconclusas y un amplio material que ha ido siendo publicado en los últimos años. Es en esa línea donde se sitá “El libro contra la muerte”, recopilación de textos dispersos del autor búlgaro-alemán, buena parte de los cuales ya había visto la luz anteriormente en las obras completas del autor.

La edición al español que ha publicado Galaxia Gutenberg recientemente ha sido anotada y adaptada por Igancio Echevarría a partir de la alemana, lo que siempre es una garantía, pues Echevarría es uno de los trabajadores de la literatura más serios y competentes de este país.

¿Qué contiene este libro? Una queja dispersa y fragmentaria contra el hecho de la muerte. Queja presentada desde diversas ópticas que dan lugar a distintas reflexiones: el hombre que mata, el poder de la memoria para rescatar al finado de la muerte, los mitos, las heroicidades históricas, la muerte en los discursos de los principales filósofos y, sobre todo, la muerte en la biografía y las experiencias del autor.

Apuntes, en suma, para un libro que no pudo ser, por más que el autor considerara a esta obra nunca realizada (y tal vez por ello) “su verdadero libro”, el que siempre deseó escribir y que nunca escribió, aunque sí recolectó diversos materiales y reflexiones. Las que hoy se presentan bajo el título de esa obra nunca creada. Una buena ocasión para volver a acercarse a uno de los más merecidos premios Nobel. Un autor indispensable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− dos = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>