Los búfalos de Broken Heart, de Dan O´Brien

Quizás el éxito de los libros llamados de autoficción, es decir, aquellos que narran total o parcialmente la vida de su autor depende de la capacidad del escritor de turno para convertir lo que muchas veces habitual y ordinario en épico.

No me cabe duda, en cualquier caso, que parte del atractivo de “Los búfalos de Broken Heart”, de Dan O´Brien (Errata Naturae, 2016) pasa precisamente por ahí, por la capacidad de su autor para convertir su lucha contra el clima, el mercado y la idiosincrasia local en una narración épica.

La historia de este libro es la siguiente: O´Brien, escritor, profesor universitario y convencido ecologista, ha soñado desde siempre con llevar una vida lo más pegada posible a la naturaleza. Por eso, en cuanto puede, y cargando con una enorme hipoteca, se hace con un rancho en Dakota del Sur, al Norte de las grandes llanuras.

Se trata de un rancho cuyo principal propósito durante generaciones ha sido la cría de vacas, para las cuales el pasto y el pienso son el principal alimento. O´Brien, sin embargo, descubre en seguida que las vacas no son el animal más idóneo para la región, pues agotan el pasto (impidiendo que prosperen otros animales) y además resisten mal las bajas temperaturas.

Convencido, comienza a predicar esto entre sus vecinos, al tiempo que idea un plan de rotación del ganado para conseguir conservar mejor el pasto. Los lugareños (y parte del interés del libro radica en cómo cuenta su autor las reacciones locales) miran primero como un loco al neófito ganadero, hasta que los años acaban dándole, en parte, la razón.

En parte porque, pese a todo, O´Brien sigue entregado a las vacas. Algo que cambia cuando, empujado por un vecino, decide dar el salto a la cría de búfalos: los animales que históricamente habían poblado aquellas tierras antes de la llegada de los europeos. Unos animales que so menos perjudiciales para el pasto y que, además, resisten bien las bajas temperaturas, por lo que pueden pasar el invierno al aire libre.

La lucha para conseguir su sueño de criar búfalos, así como la vida diaria del propio O´Brien y de sus vecinos granjeros, es lo que estructura este libro que, como decía, tiene un marcado carácter épico y nos remite a las narraciones y películas sobre la conquista del oeste. Por más que aquí no haya una lucha contra la naturaleza, sino precisamente contra aquellos que, por tradición o rutina, están acabando con la naturaleza.

Entretenida, dura y amena como la vida en la naturaleza y profunda por el conocimiento del ser humano y de la biología de su autor, la obra se lee de un tirón y con tanto interés como una buena novela. Tanto, que a uno le da pena despedirse de Dan O´Brien y le acaban dando ganas de viajar a Dakota a ver en qué han terminado sus nuevos proyectos… y a comer carne de búfalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete × = veinte ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>