La Comedia Humana, volumen V., de Balzac

Continúa Hermida editores con su proyecto de compilar toda la comedia humana, la gigantesca obra de Honoré de Balzac que le reservó un hueco en lo más alto de la Historia de la Literatura europea. Una obra fundamental no sólo para entender lo que supuso el realismo (casi científico) en la prosa continental del siglo XIX, sino también para comprender qué fue Francia y sobre todo sus clases medias y altas durante aquella época.

Este volumen, de todos los publicados, es quizás el más irregular en cuanto a la calidad de las obras. No tanto porque alguna de ellas sea especialmente de baja calidad, sino porque hay dos que destacan por encima de las demás. Y no sólo de las publicadas en este volumen.

Una de ellas es “Papá Goriot”, una de las mejores novelas de Balzac, donde se nos cuenta la historia de un viejo avaro cuyo mayor tesoro fueron siempre sus hijas, por quien sacrificó todo, hasta verse sometido a la indigencia. Cuando ellas alcanzaron el poder y la fortuna, sin embargo, no quisieron volver a saber nada de su padre.

Cruda y con una estructura que hace brillar la psicología de los principales personajes, esta obra es, como decimos, una de las cimas narrativas del genio francés.

La otra obra destacada de este tomo sería “Albert Savarus”, una especie de “Rojo y Negro”, donde se nos cuenta la historia de un joven atractivo que prepara su carrera política como si de la estrategia de una batalla se tratara. Una historia de ambición que escondía un trasfondo íntimo pues ese joven racional, frío y ambicioso era el hombre que a Balzac siempre le hubiera gustado ser, aunque nunca lo consiguiera.

“Un debut en la vida” es quizás el relato menos interesante, aunque su propuesta sí lo sea. En una diligencia se cruzan la vida de ocho personas de clases, ocupaciones y psicologías distintas. Creado a partir de una historia de su hermana, Balzac aprovecha este relato para realizar uno de esos estudios sobre la psique y la sociedad humana que está detrás del prodigioso empeño de “La comedia humana”.

“La señora Firmiani” es una breve obra donde se da cuenta de la vida de un mujer que es presentada como el símbolo de lo bello y lo puro en un mundo dominado por la corrupción y la codicia. También de breve extensión, “El mensaje” narra la historia de un joven que, cuando está a punto de morir, encarga a un compañero que informe a su amante de su muerte. En su brevedad, en ese empeño por contar “una historia verdadera y sencilla”, el mensaje consigue la calidad de los buenos cuentos, y no tiene nada que envidiar a los mejores relatos de Maupassant, por ejemplo.

“La misa del ateo”, finalmente, es a mi modo de ver otra de las grandes obras de Balzac, aunque no esté considerada como tal. La trama se inicia con el descubrimiento de un médico, reputado ateo, asistiendo a misa en San Sulpicio. El descubrimiento da pie a una confesión del médico acerca de su pasado como estudiante joven. Procedimiento que le permite a Balzac, por un lado, crear a dos personajes emocionantes en su sencillez y generosidad: el pobre aguador que financió los estudios del médico y el médico que, sin ser creyente, continúa celebrando las misas prometidas en favor de su benefactor.

Volvemos a celebrar el empeño de Hermida Editores de volver a poner en la mesa de novedades la obra magna de un autor colosal tanto en sus empeños como en sus logros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete × = veinte uno

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>