El padre infiel, de Antonio Scurati

Analizamos este libro publicado por Libros del Asteroide

En contra de lo que pudiera llevar a pensar el título hay pocas infidelidades carnales en este libro. Y tampoco estamos ante un drama matrimonial que no sepamos cómo va a terminar. De hecho, el principio de la novela es el final de ese drama: llorando, en la cocina, su mujer le dice al autor que, tal vez, “no le gusten los hombres”, lo que no es sino una manera de decir que lo deja, que no puede más.

Lo que ha ocurrido hasta entonces, para llegar a ese desenlace, es lo que narra una novela: la situación del autor y protagonista antes de conocer a Giulia (su trabajo como cocinero con ínfulas que aspira a conseguir la primera estrella Michelín de la familia, su desinterés por las relaciones,…) y, sobre todo, después: el noviazgo, el comienzo del matrimonio y, sobre todo, el nacimiento de Anita, su hija y, de algún modo, lo que les separa.

Porque después del parto Giulia comienza un proceso depresivo y Glauco, el narrador, comienza a sentirse extraño en su papel de padre. Es esa extrañeza, ese cuestionamiento de un papel para el que no se ve preparado (ni individual ni socialmente) el que sostiene la novela, que es, ante todo, una crítica hacia una sociedad que parece haber convertido la paternidad en una “experiencia” más, en una especie de “must” como muchos otros que se ponen de moda, pero que rara vez se detiene a reflexionar sobre las implicaciones que tener un hijo supone.

En una sociedad que ha mercantilizado buena parte de las funciones familiares (el cuidado de los hijos, de los mayores,…), Glauco se cuestiona y se enfrenta al arquetipo del padre, con el suyo (un hombre serio, racional, que ha enfrentado problemas más graves que los que él tendrá que enfrentar jamás) como contrapunto a su propia debilidad, a su hundimiento frente a unas labores que deberían ser naturales, sencillas y que, sin embargo, parecen haberse convertido en la parte engorrosa de la “experiencia”.

Este es el relato, entonces, de un hombre en crisis en una sociedad en crisis. De un padre que es infiel no tanto a su mujer, como a su hija (o así lo siente él); un padre que tendrá que ver, seguramente, cómo todos sus esfuerzos no valen para que su hija viva tan bien o mejor que él, algo que sucede, acaso, por primera vez en muchos siglos. Es el relato de un hombre que trata de aprender a ser padre en una sociedad donde todo parece tener un valor social salvo, precisamente, las cotidianas tareas que la paternidad imponen.

Indagando en el espíritu de su tiempo, Scurati compone un personaje creíble, seguramente poco ficcional, a través de una prosa sin apenas retórica, aunque sí sobrada, a veces, de términos académicos, sobre todo, filosóficos y sociológicos.

Novela con mucho de ensayo, de crítica de las costumbres y, en concreto, de la paternidad en la sociedad actual. Así es “El padre infiel”, una obra de tono confesional que, como apunta Umberto Eco, vuelve a obligarnos a reflexionar sobre sucesos, en teoría, tan usuales en nuestras vidas como la convivencia conyugal, la crianza o el papel de los hombres en el cuidado de los hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho − cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>