Marcus Rediker: “Los barcos de esclavos siguen navegando”

En Barcos de esclavos (Capitán Swing, 2021), el prestigioso historiador Marcus Rediker arroja luz sobre los rincones más oscuros de los barcos esclavistas británicos y estadounidenses del siglo XVIII, instrumento imprescindible de la mayor migración forzada de la historia y una de las claves de los orígenes y el crecimiento del capitalismo global. Basándose en treinta años de investigación en archivos marítimos, registros judiciales, diarios y relatos de primera mano, reconstruye con escalofriante detalle un mundo casi perdido en la historia: las «cárceles flotantes» al frente del nacimiento de la cultura afroamericana, el eslabón perdido en la cadena de la esclavitud estadounidense.

Durante tres siglos, los barcos de esclavos transportaron a millones de personas desde las costas de África hasta las Américas a través del Atlántico. Se sabe mucho sobre el comercio de esclavos o el sistema de plantaciones estadounidense, pero poco sobre los barcos que lo hicieron posible. Rediker recrea el drama humano que se desarrollaba en estas embarcaciones, las vidas, muertes y terrores de capitanes, marineros y esclavos a bordo de una «prisión flotante» rodeada de tiburones. Desde un joven africano secuestrado de su aldea y vendido como esclavo por una tribu vecina hasta un aspirante a sacerdote que acepta un trabajo como marinero en un barco de esclavos, aquí se narra una historia de tragedia y terror, pero también de resiliencia y supervivencia.

Un documento que restaura el barco de esclavos a su lugar legítimo junto a la plantación como instituciones formadoras de la esclavitud, un retrato vívido e inolvidable del barco fantasma de nuestra conciencia moderna.

Hablamos con su autor para conocer más sobre esta obra.

En la introducción a Barcos de esclavos, dices que escribir este libro fue doloroso. ¿Cuál es la razón?

Escribo lo que se llama “historia desde abajo”: la historia de la gente trabajadora corriente a la cual generalmente se deja fuera de las historias de élite y escritas de arriba hacia abajo. Escribir ese tipo de historia del barco de esclavos requería que imaginara y reconstruyera los horrores que vivió el pueblo africano a bordo de esas cárceles flotantes. Fue doloroso observar mientras hacía la investigación y fue doloroso escribir sobre ello. Lo que un grupo de personas estaba dispuesto a hacerle a otro por dinero es impactante.

El comerciante y capitán de esclavos buscaba convertir al africano vivo en una mercancía que se pudiera comprar y vender en un mercado internacional

Marcus Rediker

Quizás la pregunta central del libro es: ¿Qué le hace el barco al esclavo? ¿En qué convierte el barco al esclavo?

El barco de esclavos se organizó para producir dos cosas: fuerza de trabajo para el sistema de plantaciones del Atlántico en las Américas y una nueva categoría de “raza” que facilitaría el control y la explotación de los afrodescendientes. El comerciante y capitán de esclavos buscaba convertir al africano vivo en una mercancía que se pudiera comprar y vender en un mercado internacional. Pero el barco de esclavos también creó lo que fue, para el comerciante y el capitán, un resultado no deseado: los explotados se volvieron rebeldes, luchando contra su miseria de todas las formas que pudieron imaginar, desde las huelgas de hambre hasta el suicidio y la insurrección.

¿Cómo fue la resistencia en África a la esclavitud? ¿Hubo solo resistencia o también colaboración?

En África, la colaboración con los traficantes de esclavos europeos fue de la mano de la resistencia. Los comerciantes europeos eran expertos en su estrategia de dividir y conquistar, enfrentando a un grupo étnico o nacional de africanos contra otro, vendiendo armas a un lado y cosechando los beneficios de las guerras: la esclavitud masiva resultante. A esto se le llama “el ciclo de la pistola-esclavo”. Sin embargo, muchos africanos occidentales se organizaron en sus aldeas y lucharon contra los merodeadores de la trata de esclavos. Aquellos que fueron capturados huyeron con frecuencia y formaron “comunidades cimarronas” en África, tal como lo harían después al llegar a las Américas. Hice un documental sobre la resistencia a la esclavitud tanto en África como en las Américas titulado Fantasmas de la Amistad, sobre el famoso levantamiento de barcos esclavistas de 1839. Se puede ver, con subtítulos en español, aquí:

https://www.youtube. com / watch? v = tkrxP1XG0tE & t = 0s

Los piratas desafiaron el orden social capitalista de su época y se convirtieron en innovadores en la larga historia de la democracia.

Marcus Rediker

Aquí en España, llevamos unos años revisando nuestro papel colonial (no sin problemas). ¿Cuál es su percepción sobre el estado de la memoria de la esclavitud en Estados Unidos y Reino Unido?

Durante la última generación ha habido grandes avances en la memoria de la esclavitud tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido. A partir de la década de 1960, los movimientos desde abajo por los derechos civiles y el Black Power exigieron un nuevo tipo de historia que tomara en serio los problemas de raza y esclavitud. Gran parte de esa nueva historia ya se ha escrito. Yo diría que lo escrito sobre la esclavitud en los últimos 50 años es el mejor trabajo que se ha hecho sobre cualquier tema, en cualquier parte del mundo. Y, sin embargo, sigue existiendo una brecha terrible entre lo que saben los académicos y lo que sabe el público en general. Todavía tenemos un largo camino por recorrer.

Un aspecto interesante es cómo el marinero oprimido se convierte, con la trata de esclavos, en opresor. Es fácil establecer un paralelismo con la situación actual del trabajador precario y del inmigrante. Pero no sé si es tan fácil encontrar una explicación a este tipo de fenómenos.

Los marineros eran en muchos aspectos como los guardias de prisiones contemporáneos: gente de la clase trabajadora cuyo trabajo era controlar, disciplinar y, en muchos sentidos, oprimir a otros trabajadores, en este caso africanos esclavizados. Una de las divisiones de clase más importantes en cualquier sociedad es dentro de la clase trabajadora: cómo la clase dominante cooptará a un grupo de trabajadores para vigilar a otro. A finales del siglo XIX, el industrial estadounidense Jay Gould señaló que podía contratar a la mitad de la clase trabajadora para matar a la otra mitad. Estaba equivocado en eso, pero no del todo equivocado.

Una de las divisiones de clase más importantes en cualquier sociedad es dentro de la clase trabajadora: cómo la clase dominante cooptará a un grupo de trabajadores para vigilar a otro

Marcus Rediker

Otro aspecto interesante: los piratas negros. Dices que es un hecho que muchas veces se oculta. Da la sensación de que los piratas formaron una sociedad más tolerante que la sociedad en tierra. Esto me ha hecho recordar ideas como la de David Graeber según la cual las sociedades marginales a menudo terminan siendo centros de democracia.

Escribí un libro titulado Villanos de todas las naciones: Piratas del Atlántico en la Edad de Oro (próximamente se publicará una edición en español de Traficantes de Sueños). Mostré en ese libro que los piratas de principios del siglo XVIII se organizaban a sí mismos y a sus barcos de una manera verdaderamente radical y subversiva en contraste con los barcos mercantes y navales de su época: elegían a sus oficiales y dividían su botín en partes iguales. En un momento en el que los pobres no tenían derechos democráticos ni podían reclamar igualdad de ningún tipo, los piratas desafiaron el orden social capitalista de su época y se convirtieron en innovadores en la larga historia de la democracia.

Y quizás la pregunta más importante al final: ¿Cómo crees que este pasado esclavista debería ser manejado por la sociedad estadounidense? ¿Serían necesarias medidas de reparación, por ejemplo? Y si es así, ¿de qué tipo?

Debemos comenzar con el reconocimiento: que la esclavitud fue real, violenta y dañina para muchas personas durante muchas generaciones, en los Estados Unidos y otros países. Una vez que esta verdad fundamental sea reconocida, será posible reparar – yendo a la raíz de la palabra “reparaciones”− el daño que se ha hecho y que perdura hasta el día de hoy en forma de discriminación profunda, pobreza extrema, desigualdad estructural y muerte prematura. Los barcos de esclavos siguen navegando. Las reparaciones pueden adoptar muchas formas, pero no me corresponde a mí decir cuál sería la mejor. Eso debe ser decidido por un movimiento desde abajo, liderado por los descendientes de personas esclavizadas que han sido víctimas de la esclavitud y la trata de esclavos, de estos “crímenes de lesa humanidad”. Un futuro más humano depende de abordar y resolver estos problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco + tres =