Buen entretenimiento, de Byung-Chul Han

Este libro de Byung-Chul Han (herder, 2019), uno de los filósofos europeos más vendidos, es una respuesta a quienes desde el arte, la literatura y la filosofía llevan décadas alertando contra el «peligro» del entretenimiento. Y contraponiendo esa figura a la de la cultura, como si ambas fueran compartimentos separados.

Cuesta no pensar en esta obra, por ejemplo, como una respuesta a «La civilización del espectáculo», el compendio de columnas y breves ensayos en el que el Nobel Vargas Llosa despotricaba contra la sociedad contemporánea la cual, a su parecer, habían abandonado toda cultura para caer en los brazos del espectáculo y el entretenimiento.

Acudiendo de nuevo a la fragmentariedad, Han elabora en este libro más que una teoría, un cuaderno de lecturas críticas sobre las que él va elaborando su pensamiento, sin acabar de ordenarlo del todo y sin que lleve, como es habitual en él, a algo así como una conclusión, que queda abierta para que el lector la escriba.

En concreto, Han relee la idea del arte como Pasión (es decir, la idea del escritor o artista como ser solitario, doliente, que concibe su profesión como un sacerdocio o un sacrificio y la del arte como fruto de ese desempeño doloroso) para mostrar que dicha idea no es una «esencia», algo objetivo y externo al devenir social, sino que por el contrario y como toda idea se trata de un constructo cultural y temporal que se ha impuesto a otros: una convención, a su entender errada:

«Al espíritu de la Pasión podrá parecerle que la totalización del entretenimiento es una decadencia. Pero en el fondo la Pasión y el entretenimiento están hermanados», dice Han, quien apunta que frente a un arte de la Pasión que excluye lo «entretenido» por considerarlo vacuo y poco serio, y un entretenimiento que, en sus manifestaciones más extremas, es víctima de la inmediatez y puede acabar en un puro sinsentido, cabe la posibilidad de un «buen entretenimiento», sereno y afable, que englobe el afán de trascendencia del arte de la pasión y el afán de inmanencia del puro entretenimiento.

«La historia del arte no es forzosamente una historia de la Pasión. El dolor, el miedo y la soledad no son las únicas fuerzas motrices para la producción de formas artísticas», resume, para añadir que «el arte de la inmanencia o el arte de lo efímero no es una contradicción». Es decir, que es posible un arte del aquí y del ahora, descargado de esa teología de la transcendencia que parece recorrer buena parte de la teoría artística de los dos últimos siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete × seis =