Federico García Lorca: Impresiones y paisajes

Se cumple este año el centenario de la aparición del primer libro de Lorca, el único en prosa de los que publicó en vida. Se trata de “Impresiones y paisajes” (Biblioteca Nueva, 2019), un libro habitualmente tratado como menor y que acaso por ello no ha sido reivindicado ni mucho ni poco ni por las editoriales, ni por los organismos culturales.

No es sin embargo tan menor este libro primero de Lorca. Para empezar, nos ofrece las primeras muestras literarias de una sensibilidad artísticas ya muy afinada, aunque se mueva aún, eso sí, en el gusto por el epíteto colorista y por el paisajismo del modernismo pos-Darío, también ejemplificado en algunas obras de Juan Ramón:

Cuando el sol se oculta tras las sierras de bruma y rosa, y hay en el ambiente una colosal sinfonía de religioso recogimiento, Granada se baña de oro y de tules rosa y morados.

En segundo lugar, este diario de viaje -pues tal cosa es “Impresiones y paisajes”- permite al lector asomarse a la España de 1919 a través de los ojos emocionados, y quizás por ello más alerta, de un joven estudiante que empieza a romper los límites de su patria chica y a asomarse al mundo de una manera que en breve, cuando se instale en Madrid ese mismo año, será definitiva.

Por último, cabe destacar el trabajo de edición hecho por Biblioteca Nueva, que como todo trabajo de edición cuando es bien hecho, aporta un importante valor al libro. Porque no es lo mismo editar con cuidado y cariño que hacerlo sin comprender el valor literario de lo que tienes entre manos.

La introducción de Jesús Ortega y Víctor Fernández, dos estudiosos lorquianos de primer orden, sitúa perfectamente la obra dentro de la vida y de la trayectoria literaria del autor. Los dibujos de Alfonso Zapico -premio nacional del cómic, entre otros méritos, por el literario e indescriptible “Dublinés”, pero sobre todo autor de la siempre recomendable”La balada del Norte”- no son un simple adorno a la obra, sino que permiten poner imágenes al relato. Imágenes que también pone la amplia colección de fotografías y manuscritos originales con que se cierra la obra, todo lo cual dota al conjunto de un amplio valor literario y de testimonio.

Una obra, pues, creada con el respeto que merece la producción del genio de Fuentevaqueros y que abre la puerta, esperemos, a muchas más de similar categoría a medida que se vayan cumpliendo aniversarios del lanzamiento de las principales obras de Lorca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro − = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>