Las vidas nebulosas

Analizamos «Las nubes transitorias» de Daniel García Florindo

Hay algo intemporal en la especificidad que Daniel García Florindo (Córdoba, 1973) captura en su más reciente colección de poemas, Las nubes transitorias (Guadalturia Ediciones, colección Extraversos, 2015): “Las nubes pasajeras, ilusorias… / (metáforas volátiles de lo que no seremos)”. En el poema que da título a la colección se encuentra el germen de la serie: una visión amplia y crítica de los asuntos políticos, sociales y culturales que “dibujan, desdibujan las visiones, / las vidas nebulosas que ya fuimos / y que no volverán a repetirse”.

Gran parte de las composiciones se basan en cómo arañar “el cristal ahumado de un poema”, para expresar así lo que se quiere decir y dejar pasar “la luz que nos alienta / como un claro de sol entre las nubes”. El poeta articula tanto lo que su verso quiere transmitir como lo que desea rechazar. García Florindo sigue siendo contemporáneo, incluso cuando aborda técnicas milenarias, como la enumeración: “los santos inocentes en la Franja de Gaza / (…) el niño que escapa entre las nubes // el niño que perdimos sin saberlo”.

Hipnotizados por su vertiginosa consistencia, por la precisión de su vocabulario, “Mil novecientos setenta y tres” nos obliga a profundizar en su emblemático juego, a fin de analizar las semillas de significado que el poeta ha plantado para nosotros: “Hay un hilo de niebla en el solar / donde estuvo la casa de mis padres”. “Crisis” posee una cadencia que permanece en el lector mucho después de su lectura. “Ilegales” es pura rabia, grito sobre “los cuerpos ahogados que se hundieron / los cuerpos que flotaron como cruces / los cuerpos cercenados en las vallas”.

La poesía del cordobés sirve a la causa de la justicia social, pero también hay una mayor compensación, la necesidad opuesta de restablecer al arte su papel independiente de dicho servicio. La composición “Curriculum vitae” defiende que la independencia del arte es inseparable de la libertad individual como tal: “Puedes decir que soy un soñador, / pero también sucumbo en la oficina / y en los días manchados de café”.

La principal responsabilidad del poeta de nuestro tiempo parece ser no sólo defender la justicia sino la independencia crítica y la distancia. En un momento en que la mayor parte de la lírica parece estacionada en el uso y abuso del yo, Las nubes se centra en la experiencia emocional de un individuo que se atreve a hablar en voz alta de las fuerzas que dan forma a su mundo, nuestro mundo. García Florindo es un ejemplo para otros poetas, un escritor que se atreve a restablecer la independencia del arte.

1 thought on “Las vidas nebulosas

Responder a Las vidas nebulosas | Aula poemática Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× siete = veinte ocho