Carpe diem, de Saul Bellow

Analizamos esta breve pero profunda novela reeditada por Galaxia Gutenberg

Cuando se cumplen cien años del nacimiento de Saul Bellow, Galaxia Guteneber ha comenzado la reedición de prácticamente sus obras completas, en la llamada “Biblioteca Saul Bellow”.

Entre esas obras se encuentra “Carpe Diem”, un relato breve, pero también uno de los más hermosos de Saul Bellow. La trama se sitúa en el Nueva York posterior a la Segunda Guerra Mundial y temporalmente abarca sólo un día: el día anterior al Yom Kippur, el día de la expiación. La referencia litúrgica no es causal, porque lo que nos presenta esta novela es el día de la expiación de Tommy Wilhelm.

Wilhelm es un hombre de casi cincuenta años que recientemente ha sido despedido y que, además, lleva años tratándose de divorciar de una mujer que jamás se presta a concederle el divorcio, pero a la que, sin embargo, se ve obligado a mantener, por estar con ella sus dos hijos. En el inicio de la novela, Wilhelm vive en el mismo hotel que su padre, el Doctor Adler, un anciano vanidoso y rico que, sin embargo, se niega a prestarle ningún tipo de ayuda.

Si al comienzo de la novela vemos un Wilhelm dispuesto a soportar el día con estoicismo y sin que su rostro trasluzca que se siente hundido, el resto de las páginas supondrán la negación de ese propósito.. Y es que Wilhelm ha confiado sus últimos setecientos dólares al doctor Tamkin: un personaje a mitad de camino entre el charlatán esotérico y el estafador financiero que trata de convencer a Wilhelm de que todos sus problemas pueden resolverse con una simple fórmula: aprovecha el momento.

El relato del hundimiento definitivo de Wilhelm, en menos de veinticuatro horas, hasta alcanzar una expiación pública y en cierto modo escandalosa (es decir, todo lo contrario a lo pretendido al comenzar el día) es lo que configura esta novela de apariencia sencilla, pero que, como siempre ocurre en Bellow, oculta una importante carga filosófica, y en este caso, además, una importante dosis de humor negro, sarcasmo y crítica social.

En suma, uno de los mejores relatos de quien, por derecho, es considerado uno de los más importantes narradores del siglo XX.  Que en esta edición, además, se acompaña de un magnífica prólogo de otra gran narradora: Cynthia Ozick

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× uno = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>