Pobreza en España

Crisis, S.A., el saqueo neoliberal

Analizamos el libro de Ana Tudela que publica Akal en su nueva colección “A fondo”

crisis saEl libro “Crisis S.A.” gira en torno a la extendida idea de que lo que ha ocurrido desde el dos mil ocho hasta hoy no es fruto ni de la casualidad ni de la crisis, sino de una estafa organizada: que la crisis no es la causa de los recortes, sino la excusa. Organizado en torno al concepto de trasvases, el libro es un recordatorio de los pasos que ha seguido esa estafa y de por qué podemos considerarnos como pánfilos a los que los líderes neoliberales se la han colado.

“Nada de lo que se ha hecho en Europa”, dice Ana Tudea, “se ha ideado por ni para superar la crisis. El capital llevaba décadas pidiendo lo que se ha vendido ahora como solución a la debacle”; idea que coincide también con lo expresado por Sami Naïr en su libro “el desengaño europeo”, que analizamos aquí y que podría considerarse una versión europea de las tesis que, en el libro editado por Akal, gravitan, fundamentalmente, en torno a los ejemplos nacionales.

Como Naïr, Tudela considera que lo que comenzó como un problema de deuda privada se convirtió, vía nacionalización de la banca, en un problema de deuda pública. Y que tal movimiento tenía como objetivo que, atemorizados por la guadaña de la crisis, los ciudadanos de los países del Sur aceptasen los dictados del ordoliberalismo alemán.

“Los ciudadanos estamos rescatando a la banca y los fondos del Norte de Europa que, de este modo, no pagan por el riesgo que asumieron al apostar durante un tiempo tan prolongado a cebar las economías del Sur”, explica Tudela.

Es verdad que, contra este argumento (ya esgrimido al comienzo de la crisis) se puede lanzar aquel que apunta que dejar caer a los bancos (de aquí y de fuera) era un riesgo que no se podía asumir. Argumento que, por otra parte, no quita la razón a quienes como Tudela y Naïr sostienen que tal movimiento se produjo (algo que se ha intentado esconder), que se llevó a cabo con argumentos engañosos (salvar la banca de los países del Norte) y que en última estancia buscaba, no una refundación del capitalismo (como ingenuamente creyeron muchos) sino una profundización en el neoliberalismo y un desmontaje del Estado de Bienestar.

En esa línea, por ejemplo, hay que entender la famosa reforma de la Constitución española para garantizar (en el artículo 135) la prioridad en la devolución de la deuda, aunque sea inyectando dinero público en los bancos: de este modo la banca española devolvió, con los ahorros de los ciudadanos y sus impuestos, el dinero que debía a la banca del Norte.

La deuda privada se ha hecho pública y ahora es prioritario pagarla por mandato constitucional

Esa vuelta de dinero hacia el Norte sería el primer trasvase del que habla el libro. El segundo sería del salario de los trabajadores a los beneficios empresariales. Así, ante el mantra de la necesidad de reducir los salarios para ser competitivos en el exterior, Ana Tudela se pregunta competitivos en qué (en qué sectores, en qué productos), y si acaso no habría que reducir también otras variables (los propios beneficios empresariales, el coste de la energía) si de verdad se quiere orientar sectores como el industrial hacia la venta en el extranjero.

Y da cifras: “se ha producido un trasvase”, dice, “que se acerca a los treinta mil millones de euros del trabajador a empresario” entre 2008 y 2013.

Por otro lado, la mala planificación hace que España, por ejemplo, pese a tener dos mil kilómetros de AVE, no disponga de una red ferroviaria adecuada al ideal de convertirnos en una país exportador.

El tercer trasvase tendría que ver con la redistribución de la riqueza. La autora asegura (y se apoya en cifras para ello) que se ha producido un cambio de un modelo más equitativo, basado en el IRPF fundamentalmente, a otro basado en el IVA y donde los impuestos sobre la renta van perdiendo cada vez más peso.

Las SICAV (cooperativas de al menos cien personas, donde hasta 99 pueden ser ahorradores de pega, los llamados “mariachis”) son, seguramente, el ejemplo más escandaloso de cómo la tributación se ha ido poniendo progresivamente del lado de las grandes fortunas. Así, sorprende averiguar que, en pleno ruido mediático por la aprobación del matrimonio homosexual, fue el propio PSOE, a propuesta de CIU quien aprovechó para aprobar una normativa que impedía que fuera Hacienda quien controlara en nuestro país a las SICAV, lo que, en la práctica, las estaba volviendo inoperantes (al descubrir el fisco a esos “mariachis” o falsos socios).

“La crisis es un inmenso negocio, una sociedad anónima que trabaja en serie para trasvasar recursos de la clase trabajadora a las élites económicas”

Las obras faraónicas serían el eje del cuarto trasvase, mientras que la privatización de los servicios básicos del Estado del Bienestar (que aún se profundizará más en caso de aprobarse el tratado trasatlántico) son el centro del quinto. En este último trasvase también vemos el papel que ha jugado el bipartidismo y recordamos (o nos enteramos) de que la ley que supuso el pistoletazo de salida para la privatización de la sanidad, en 1997, contó también con los votos a favor del PSOE.

Siguiendo la tesis de Naomi Klein, autora de “la doctrina del caos”, Ana Tudela afirma: “el caos provocado por una crisis, sea por un desastre de la naturaleza o económica, es el momento perfecto para esta doctrina de reconstruir sacando tajada. Llevan mucho tiempo queriendo poner la sanidad pública en el escaparate. Las pensiones, también”.

En este caso, el caos ha sido una crisis que, en primera instancia, ni siquiera era “nuestra crisis” y de la que, de momento, sólo hemos sido paganos. Estafados. Víctimas. Más estafados aún (con más cara de imbéciles, si lo prefieren) si tenemos en cuenta que, como dice en sus conclusiones esta obra: “nada se ha hecho para que no vuelva a ocurrir la debacle financiera que nos ha traído hasta aquí”.

Lean “Crisis S.A.” si quieren cabrearse consigo mismos. Quizás es lo mejor que pueden hacer por el país y por su conciencia: estar cabreados. Como pueden ver aquí abajo les costará, además, muy poco. Precio anti-crisis.

“Crisis S.A.: el saqueo neoliberal”. Ed. Akal. PVP: 7,21€ 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− seis = tres