Querido Salvador. Querido Lorquito

Este libro reúne por primera vez el epistolario completo (conservado) entre Federico García Lorca y Salvador Dalí

Este libro, nos dice el prólgo de Víctor Fernández, “reúne la totalidad de las cartas conservadas entre Federico García Lorca y Salvador Dalí. A ellas se han sumado los epistolarios que el poeta mantuvo con tres personajes clave en la vida del artista: su hermana Anna María, su padre don Salvador y la inclasificable Lídia Noguer, también llamada Lídia de Cadaqués. Por primera vez”, añade, “se presentan todas de manera conjunta y cronológicamente, tratando de reconstruir el diálogo que existió entre ellos”.

dalí lorca epistolarioLa obra, que sigue los pasos de quienes fuera uno de los principales expertos en Dalí -Santos Torroella- da fe de un epistolario que comparado con algunos de los publicados entre autores anglosajones o germánicos—pienso en el epistolario entre Durrell y Miller o en el publicado por Muchnik entre Mann y Hesse— se compone de cartas completamente privadas, no pensadas para (poder) ser algún día publicadas. Llenas de referencias íntimas, cifradas muchas veces para los profanos (se agradece el trabajo de anotación del prologuista) y apenas estructuradas, no serán de mucho interés para quien no sea, como quien esto escribe, un “enamorado” (¿voyeur?) de la relación entre el pintor catalán y el poeta granadino.

Porque las cartas son la base material sobre la que se cimientan buena parte de las especulaciones o investigaciones posteriores, entre ellas, el magnífico libro de Ian Gibson: Lorca-Dalí. El amor que no pudo ser, para el cuál este tomo de la editorial Elba es un magnífico complemento al ofrecer, como decíamos, la principal materia prima sobre la que se puede levantar hoy toda la investigación acerca de la relación entre Dalí y Lorca y su carácter. Si bien, además, estas cartas permite seguir la evolución intelectual de ambos y la influencia que cada uno fue teniendo en la obra del otro; y si Lorca fue motivo recurrente en los cuadros de Dalí durante años, la propuesta primero de un arte limpio, “increíblemente objetivo” y, sobre todo, el santo al surrealismo del pintor influirían de manera muy importante en el poeta.

La inclusión, al final del libro, de la “oda a Salvador Dalí”, resumen magnífica de esas influencias mutuas, supone un buen colofón a un libro al que, por lo demás, sólo pondríamos dos peros: no respetar la especial (errónea) ortografía de Dalí y pasar muy por encima un asunto que a nosotros nos parece de capital importancia: el affaire Margarita Manso. Aquella chica ante la cual, en palabras de Dalí, Lorca se sacrificó para demostrarle su amor.

 “Querido salvador. Querido lorquito” (Elba, 2013) PVP: 21 euros.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>