La vuelta del torno: los otros, los extraños

Los críticos académicos, para los que la frase “narrador poco fiable” es una especie de conjuro, han, como es lógico, centrado sus energías en la locura de la institutriz protagonista de La vuelta del torno (The Turn of the Screw, 1898, Libros del Asteroide, 2015), a menudo interpretada como una forma de histeria sexual. La nueva traducción de la novela de Henry James (Nueva York, 1843 – Londres, 1916), a cargo de Carlos Manzano, Jackie DeMartino y Alejandra Devoto es exhaustiva y se lee de un tirón. Seguimos, sin embargo, sin saber si los fantasmas que dice ver la protagonista son reales o no.

“Ella me vio como había visto yo a mi visitante; se detuvo en seco, igual que yo; en cierto modo le provoqué un sobresalto semejante al mío”. La institutriz, a través de sus miedos psicológicos, transfigurados por su imaginación en una amenaza palpable, canaliza y comunica el mal que amenaza a los niños. La vuelta es una historia de fantasmas sin fantasmas, pero con los demás aditamentos del género: los narradores trémulos, las casas llenas de secretos, las cuestionables dotes de clarividencia. La narración entronca con las historias de aparecidos del siglo XIX, las novelas góticas, los cuentos populares y las anécdotas junto al fuego.

La nueva versión del título (tradicionalmente Otra vuelta de tuerca) conserva la carga de emoción y suspense del original inglés. Sigue evocando la cámara de tortura y la depravación impensable, “cosas terribles e inimaginables procedentes de episodios espantosos”. Nos atrae, al mismo tiempo que nos advierte. Cerramos el libro, al igual que una cripta embrujada, y con ella la historia de “los otros, los extraños”, la institutriz desquiciada, y sus nefastos pupilos. Pero, ¿y si no estuviera loca? ¿Y si los fantasmas que dice ver fueran reales? La cripta se vuelve a abrir, los trasgos escapan. Caminan entre nosotros.

Si la protagonista alucina, La vuelta es una tragedia, aunque íntima. Pero si las sombras son reales, hay grietas en el firmamento que nos protege, y nadie está a salvo de ese “encuentro (…) horrible por ser humano, tan humano como haberme encontrado yo sola (…) con un enemigo, un aventurero, un delincuente”. Las mejores historias de terror entienden intuitivamente esta asimetría. El mal y el bien no son tan diferentes. Se complementan. Siempre ha de prevalecer el último, claro, para que el alma pueda encontrar su camino hacia el Cielo. Pero. ¿y si el mal no es derrotado del todo? ¿Y si los espíritus, inquietos en su perdición, nos visitan de nuevo?

Han pasado cien años de la muerte de Henry James y su inquietante relato sigue siendo esa “obra de ingenuidad pura y simple, de cálculo artístico frío”, en palabras del propio James. En apenas un centenar de páginas, se conjura un complejo hechizo a través de un lenguaje denso, diseñado para llevarnos a ese clímax en que dudamos de todo: “Vestida de negro y obscura como la medianoche y con su demacrada belleza y su inefable aflicción, me había mirado con la parsimonia suficiente para dar a entender que ella tenía tanto derecho de sentarse a mi mesa como yo de ocupar la suya (…) la estremecedora sensación de que la intrusa era yo”.

José de María Romero Barea

José de María Romero Barea (Córdoba, 1972) es profesor, poeta, narrador, traductor y periodista cultural. Autor de Poesía (qué si no), cuya primera sección, el corazón el hueco, consta de la trilogía Resurrecciones (Asociación Cultura y Progreso, 2011), (mil novecientos setenta y) Dos (Ediciones en Huida, 2011) y Talismán (Editorial Anantes, 2012), del que la plaquette ridículo ciego feliz en mi sitio (Q Ave Press, 2012) es un adelanto. Su poemario un mínimo de racionalidad un máximo de esperanza se encuentra en proceso de edición. Ha presentado el V Ciclo de Poesía Nadadora Sevilla-Córdoba 2014 y ha participado en la XI edición de Cosmopoética, Poetas del Mundo en Córdoba, y en el 9º RCA Recital Chilango Andaluz. (octubre de 2014). José de María Romero Barea es autor, además, de una serie de novelas reunidas bajo el título común de Interrupciones. Hilados Coreografiados (Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, 2012) abre la serie. Le siguen Haia, en proceso de edición, Mitze Katze (inédita), Oblicuidades (inédita) y una quinta entrega en proceso de escritura. Romero Barea ha traducido el poemario de Curtis Bauer Spanish Sketchbook/España en dibujos (Ediciones en Huida, 2012), Disarmed/Inermes de Jeffrey Thomson (Q Ave Press, 2012) y Gerald Stern. Esta vez. Antología Poética (Vaso Roto, 2014). José de María Romero Barea es crítico de narrativa, poesía, ensayo y novela gráfica. Ha sido coordinador de las I Jornadas de narrativa Sevilla 2014, que organiza la Asociación Colegial de Escritores de España (A.C.E.), a la cual pertenece. Además, es miembro de la AAEC-Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios y coordinador de las I Jornadas de Crítica Literaria ACE-Andalucía 2014. Pertenece a la Asociación Cooltura, Acción y Poesía y a la Asociación Nueva Grecia, así como al Circuito Literario Andaluz. El autor colabora con sus reseñas, entrevistas y traducciones en publicaciones de ámbito nacional e internacional, en formato digital y en papel, entre otras: los diarios La Vanguardia (Revista de Letras), Andalucía Información (“Veredictos”) y Mundiario; las revistas de divulgación Culturamas y Tendencias 21; las revistas de literatura Quaderni Iberoamericani (Italia), Resonancias (Francia), Letralia (Venezuela), Contratiempo (EE.UU.), Nayagua (Centro Poesía José Hierro), Sonograma (Barcelona), El Placer de la lectura (Madrid), Cuaderno Ático (Madrid), Piedra del Molino (Cádiz), Estación Poesía (Universidad de Sevilla) y Nueva Grecia (Sevilla), de cuyo consejo de redacción forma parte.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno + = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>