Herzog, Casielles y los putos fachas

O sobre cómo funciona la máquina del fango en España

Hace unas semanas Jordi Évole dedicaba un programa de Salvados al modo de funcionar de lo que él denominó “La máquina del fango”, un concepto extraído del último libro de Umberto Eco y que hace referencia al modo en que los medios de comunicación son utilizados para ir socavando, poco a poco, la imagen de una persona o de una entidad a base de diseminar noticias negativas sobre las mismas. Noticias que, en muchos casos son inventadas y en otros se basan en especulaciones o hechos retorcidos.

Me he acordado de ese programa al leer hoy una serie de noticias que afectan a la Jefa de Prensa de Pablo Iglesias, Laura Casielles, quien por cierto,es también autora de un magnífico libro de poesía: “Los idiomas comunes”.

En esas noticias, Casielles se convertía en la víctima de un ataque que, por supuesto, no tenía como objetivo el denigrarla a ella (víctima colateral) sino a su jefe y al partido que éste representa.

La noticia podría resumirse así: Andrés Herzog, líder actual de UPyD, dice en Twitter que la jefa de prensa de Pablo Iglesias ha llamado fachas a quienes, junto a la embajada de Francia, cantaban la marsellesa. De inmediato y también por Twitter, Casielles responde que no ha hecho tal cosa y que, por el contrario, ella también ha cantado el himno de Francia.

¿Hay noticia ahí? Algunos medios como La Gaceta (sí, sigue existiendo), OK Diario o Periodista Digital han creído que sí. Y lo han creído de tal modo que han titulado como se ve en las imágenes de abajo:

casielles putos fachas

 

casielles 2

Que esos titulares buscan afectar a la imagen publica de Casielles y, a través de ella y sobre todo, a la de Pablo Iglesias se demuestra por varios hechos: el primero, que ningún titular se refiere a Laura Casielles: para estos medios es: “la jefa de prensa de Iglesias” o “La portavoz de Podemos”; en segundo lugar, en ningún lugar del titular se señala la fuente, otro partido político, ni se menciona que es sólo una acusación, no un hecho fiable (vean el titular de OK Diario, que lo da bastante por hecho); y en tercer lugar, y acaso lo más importante, en ningún momento se dice, salvo ya al final de las noticias (curiosamente, la parte que casi nadie llega a leer; así de rápido vamos) que esa fuente ha sido rebatida por la propia interesada.

Es decir, que lo que tenemos es un comentario de un político al que, por alguna razón, varios medios prestan más veracidad que a la persona a la que señala ese comentario, cuya opinión sólo se menciona, y de pasada, al final de las noticias. No hay que ser muy listo ni haber acudido a muchas clases de ética periodística para ver aquí funcionando, en todo su esplendor, la máquina del fango.

¿O es que no podían haber titulado de otra manera, de haber considerado que había noticia? Podrían haber escrito, por ejemplo: “La portavoz de Podemos acusada de insultar a quienes se manifestaron ante la embajada de Francia, aunque ella lo niega”. Claro, que eso hubiera sido admitir, ya desde el titular, que no hay aquí noticia que valga. Sólo ganas de calumniar. Y el efecto, desde luego, hubiera sido otro.

En resumen: calumnia, que algo queda.

 Añadido Posterior

Por responder a varios comentarios a la vez: ni soy de Podemos ni afirmo (porque no lo sé) que Casielles no dijo el famoso “Putos fachas” o que Herzog mienta. Lo que digo es que los medios que publicaron la noticia, como se explica en el artículo, buscaban un fin político, y no informativo. De ahí el “calumnia, que algo queda”. Desde mi punto de vista, esto ni siquiera debería haberse convertido en noticia. El texto buscaba analizar el modo de trabajo de esos medios y sus intenciones, poco periodísticas y no defender a Casielles (a quien sólo conozco como poeta) o atacar a Herzog (a quien no conozco de nada). Por lo demás, me temo que la mayoría analiza los textos con un filtro o prejuicio que hace que en este caso, por ejemplo, si una noticia perjudica a Podemos, y ellos detestan a Podemos, simpaticen de inmediato con dicha noticia, con independencia de su veracidad o su ética. El mismo filtro que les lleva a pensar que si uno critica esa noticia es, de inmediato, lo que denominan un podemita; estereotipo con el que creen explicarlo todo. Eso, me temo, baja bastante el nivel del debate.

 

8 comments

  1. Un comentario que acaba con “calumnia que algo queda” basado en un solo titular desafortunado de un desconocido diario parece poco objetivo. Lo cierto es que la frase “putos fachas” de la dirigente de Podemos ha sido recogida por muchos medios con todo tipo de explicaciones. El hecho de que la oyera un afiliado a un partido político no desvirtúa su valor testimonial. Por otra parte, es típico de los podemitas -existen muchas pruebas al respecto- la descalificación con insultos de facha de todo aquél que no comulgue con sus ideas, lo que da mayor verosimilitud al incidente.

  2. Cuando la palabra de un político (asesor, o lo que sea) tiene mas credibilidad que la de otro, así por que si, justificandose en X dijo, o Y dejo de decir, sea por el lado que sea,sea para denunciar o desmentir..es que el árticulo es subjetivo y fuertemente influenciado… trashhhhhh no se como meneame agrega estas cosas

  3. Magnifico analisis de “la teoría del fango”, aplicable sin lugar a dudas, al enorme barrizal que provocó la izquierda mediática el 13 de marzo del 2004 con el tsunami del “pasalo”.

  4. Basura política, no cabe duda.
    Pero siempre la ha habido, y a tí nunca te he visto denunciarla cuando el ventilador de la mierda ha ensuciado a los que no son de tu partida.

  5. Sí, auténtica basura.

    Aquí choca la libertad de expresión, opinión e información con la “desinformación mal intencionada” ¿ Se podría legislar para condenar a medios que flagrantemente denigran, retorciendo, como comentabas, un hecho casi nunca contrastado ?

    Creo que sí, y se podría al tiempo reforzar las libertades que comentaba en el primer párrafo.

    Otro ejemplo, periodistadigital.com la semana pasada usó un tweet de una cuenta de Podemos fake, ya denunciada, para soltar uno de sus espumarajos rabiosos por la boca. Por supuesto no han pedido perdón, ni mención, de su “error”

    Basura mediática de la que SÍ podemos librarnos ¿ Para qué queremos si no más de 500 legisladores ?

    Buen artículo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− uno = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>