Virginia Woolf, la vida por escrito, de Chikiar Bauer

Analizamos esta enorme biografía sobre Virginia Woolf publicada por Taurus

Desde el punto de vista académico las biografías hace ya tiempo que enfrenta un doble reto; por un lado, el tener que justificar una ordenación cronológica que, cada vez más, parece una convención externa que una realidad tangible; por otro, el hilar, en plena decadencia de la historia de la literatura, la importancia que para la obra de un autor tuvo su biografía.

En este libro Bauer no destina muchos párrafos a tales justificaciones, y acaso no sea necesario. Consciente de estas y otras limitaciones, la escritora señala que tanto la ordenación como algunas vinculaciones entre vida y obra son sólo su punto de vista y que por tal han de ser tomadas. E inmediatamente después comienza a desarrollar las casi novecientas páginas de biografía sobre Virginia Woolf.

Una biografía bien documentada y cronológicamente ordenada que si bien tiene siempre a Virginia Woolf como centro, se adentra también en los aledaños de su vida. Así, por ejemplo, nos deja ver buena parte de la vida y personalidad de sus hermanos (Vanessa, Thoby, Adrian,…), de sus padres (leslie, Julia), de la sociedad victoriana (primero) y eduardiana (después) en las que Virginia creció y, por último, sus amistades del grupo de Bloomsbury o posteriores, como la de su amante Vita.

Al igual que en el soliloquio final de “Las Olas”, Bernard admite que para narrar su vida es necesario contar la de sus amigos (Neville, Louis, Jinny,…) Chikiar Bauer ha decidido contar la vida de Virginia Woolf contando también, al menos en parte, la de Nessa, Lytton, Duncan, Leonard, Frey, etcétera.

El gran mérito de esta biografía es, de hecho, que si uno la lee sin cuestionarse mucho el método y, por así decirlo, como una obra narrativa, resulta bastante atractiva. Hasta el punto de que resulta difícil, pese a sus novecientas páginas, leerla sin interesarse por saber más de la vida y obra de Virginia Woolf y de su mundo, y ese, a la postre, debería ser el objetivo de toda biografía de este tipo: transmitir la pasión que un personaje a despertado en nosotros y que nos ha llevado a investigar sobre él.

En este caso, Bauer nos acerca a una Virginia convencida desde temprano tanto de su vocación como de su genio; eso no la impide trabajar sus novelas con esfuerzo y humildad, llevándole, por ejemplo, cinco años y varios borradores la publicación de su primera novela, a la que habían precedido no sólo reseñas, sino retratos de conocidos, apuntes de viajes, cartas, un diario (suerte de periódico íntimo), convertidos en otras tantas formas de ejercitar y perfeccionar su prosa. Lo que puede llevarnos a concluir que el genio por sí solo (es decir, sin trabajo; que en su caso legó a ser obsesivo) no crea grandes obras. Y seguramente tampoco sin esa visión especial que permite convertir los detalles de una vida más o menos intensa (lo biográfico) en arte.

La propia Bauer apunta que Woolf trabajaba “con exigencias altísimas -todo lo que estuviera por debajo de lo prodigioso era insuficiente- y sin poder evitar compararse con otros”.

Tal vez fue esa presión excesiva sobre sí misma, sumada a su naturaleza bipolar, la que terminó empujando a Virginia Woolf hacia las aguas del río en el que acabó quitándose la vida, mientras Europa se hundía en las más cruentas batallas de la Segunda Guerra Mundial.

Chikiar Bauer ha creado, en resumen, una biografía que atrapa por su despliegue narrativo, bien documentada y que si permite acceder a muchísima información sobre Virginia Woolf despierta, al mismo tiempo, las ganas de saber más.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno + ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>