Ginza samba, de Robert Pinsky

Analizamos esta selección de poemas del autor estadounidense publicada por Vaso Roto

La publicación de Ginza Samba, una selección de poemas de Robert Pinsky realizada por Luis Alberto Ambroggio y Andrés Catalán (traductores y prologuista y epilogista, respectivamente) paga una deuda que las editoriales españolas tenían contraídas desde hacía mucho tiempo: una buena edición de los poemas de Pinsky en nuestro idioma.

Vaso Roto los ofrece, además, y como suele ser habitual en esta editorial, en edición bilingüe, de modo que aquellos que más dominen el inglés podrán disfrutar de primera mano de unas de las principales características de la lírica de pinsky: su ritmo, su capacidad de producir música con las palabras.

Pero decíamos que este libro paga una deuda y lo apuntábamos porque Pinsky es el único autor en haber sido galardonado, en tres ocasiones seguidas, como Poeta Laureado de los Estados Unidos (1997-2000), algo así como nuestro premio nacional. Mérito que consiguió gracias no sólo a una poesía única (y que ha ejercido una influencia enorme en los jóvenes poetas estadounidenses) sino, además, por haber dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la promoción de la poesía entre el pueblo estadounidense, comenzando por los niños.

Lo que nos encontramos en Ginza Samba es, entonces, con una de las voces más potentes de la poesía contemporánea estadounidense y, por influencia, mundial. Un poeta, como se apunta en el prólogo, sobrado de imaginación, intelecto e ingenio narrativo. Como apunta Ambroggio:

Pinsky, denominado el último de los poetas “cívicos” o “públicos” de su generación, nos condice de una forma innovadora a la infinidad de posibilidades que ofrece el lenguaje poético, con las constante creación y ficción de metáforas, alegorías, asociaciones, recurrencias etimológicas, datos en apariencia autobiográficos, perspectivas vivenciales.

Desde nuestro punto de vista destaca en Pinsky, más allá de la ya mencionada musicalidad, la creación de poemas-collage, que partiendo a veces de situaciones o rutinariamente normales o completamente extrañas, acaban dirigiéndose, bien por acercamiento o bien mediante algún golpe de genio en un verso, hacia lo más profundo de la sensibilidad.

Así ocurre, por ejemplo, con “Camisa”, uno de los mejores poemas del libro y en el que el acto de probarse y comprar una camisa se convierte, a base de rítmicos tercetos, en una denuncia sobre las condiciones sociolaborales que han hecho posible que aquella camisa esté allí, disponible para que él se la pruebe.

Respecto a “Imposible de contar” (su poema más conocido en España, gracias a Los Simpson, donde se traducía como “imposible de decir”), es un collage de diferentes voces en diferentes tiempos que dan, como resultado, un poema donde la indecibilidad de la belleza y el trauma transitan de la mano.

Son, en todo caso, dos poemas más destacados en toda una constelación de ellos recogidos, y muy bien traducidos, en esta obra de Vaso Roto que, como decíamos, paga por fin la deuda que España tenía con Pinsky y que es de obligada lectura para quienes quieran comprender qué tipo de poesía se está haciendo en las últimas décadas en los Estados Unidos, mostrada aquí a través de uno de sus poetas más representativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× dos = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>